CULTURAL    

Cuento ‘Ashley’

Escritor Rodrigo Urquiola ganó premio José Nogales

> La obra, elegida por el jurado por unanimidad, ha destacado principalmente “por su elevada calidad literaria” entre los casi 500 relatos presentados al certamen de Diputación



El escritor y periodista boliviano Rodrigo Urquiola Flores, cuya obra “Ashley” se elevó sobre el resto de relatos -casi 500- es el ganador del XXV Premio de Relatos José Nogales de España, organizado por la Diputación de Huelva y considerado como uno de los más prestigiosos en su género y en lengua castellana.

Según publicación de Huelva Buenas Noticias, el cuento Ashley ha sido elegido por unanimidad de los miembros del jurado –compuesto por Juan Villa, Hipólito González y Francisco Silvera– destacando de él “su elevada calidad literaria sustentada en una gran capacidad metafórica, una brillante y compleja estructura narrativa y en la verosimilitud de sus líneas argumentales”.

El Premio de Relatos Cortos José Nogales cruza de nuevo el Atlántico, al igual que sucedió en la pasada edición en la que el cubano Alberto Guerra se alzó con el galardón con “El pianista del cine mudo”. En esta ocasión, Rodrigo Urquiola Flores se convierte en el primer escritor boliviano en alzarse con este premio –dotado con 6.000 euros y la publicación de la obra– y el sexto escritor iberoamericano que lo logra, junto a dos mexicanos, dos argentinos y un cubano galardonados en anteriores ediciones.

Respecto al certamen, en esta edición se han rozado los 500 relatos presentados procedentes, entre otros países, de Colombia, Canadá, Suecia, República Checa, Estados Unidos, Argentina, España, Bolivia, Italia, México, China (Shanghái) y Costa Rica, superándose las 435 obras presentadas en la pasada edición.

EL AUTOR

Rodrigo Urquiola Flores nació el 1 de noviembre de 1986 en La Paz, Bolivia. Es autor de las novelas Lluvia de piedra (Mención de Honor Premio Nacional de Novela, 2010, Bolivia), El sonido de la muralla (Premio Marcelo Quiroga Santa Cruz, 2014, Bolivia; Premio Interamericano Carlos Montemayor, 2016, México) y Reconstrucción (Premio Marcelo Quiroga Santa Cruz, 2018, Bolivia), de los libros de cuentos Eva y los espejos (2008) y La memoria invertebrada (2016) y de las obras de teatro El bloqueo (Premio Adolfo Costa du Rels, 2010, Bolivia), El retorno (Premio Municipal de Dramaturgia Cochabamba, 2015, Bolivia) y La serpiente (2º Premio Adolfo Costa du Rels 2018).

Es también autor de los cuentos La caída (Finalista Premio Copé Internacional, 2010, Perú), Mariposa nocturna (Premio Adela Zamudio, 2013, Bolivia), El pelícano (Premio Binacional ArBol –Argentina Bolivia–, 2014), El amante (2º Premio Internacional Antonio di Benedetto, 2014, Argentina), El espantapájaros (Mención Premio Iberoamericano Julio Cortázar, 2015, Cuba), Mientras el viento (2º Prêmio Cataratas de Foz do Iguaçú, 2015, Brasil), El cazador (2º Premio Franz Tamayo, 2015, Bolivia), Árbol (Premio Franz Tamayo, 2017, Bolivia) y Senkata (Premio Latinoamericano Edmundo Valadés, 2018, México). Cuentos suyos fueron traducidos al quechua, portugués, bengalí y alemán y participaron de diversas antologías nacionales e internacionales.

JOVEN TALENTO DE LA LITERATURA

El paceño Rodrigo Urquiola es una de las figuras destacadas que ha dado la literatura boliviana en los últimos tiempos. Su vigorosa narrativa ha merecido elogios de la crítica especializada por mérito propio, a la par que ha ido acumulando una cantidad de premios sorprendente para su juventud.

Prolífico cuentista, novelista y autor de obras de teatro, piensa a los certámenes literarios como una forma de recompensa económica para el escritor. “A los premios los veo como el sueldo que recibe un obrero cualquiera por un trabajo que realiza; quizás es el único sueldo al que pueda aspirar un escritor”, dijo a ECOS durante la última edición de la Feria del Libro de La Paz.

Además, dijo que no piensa en el premio cuando escribe “intento pensar en el cuento. Y una vez que ya lo tengo acabado lo mando (al concurso). He mandado varios de mis cuentos a distintos lugares: algunos han tenido suerte, otros no. Pero no pienso en un premio en específico, sino en el desafío que implica cada cuento”.

Urquiola es un escritor maduro cuyos textos dejan una sensación de absoluta seguridad, de que todo lo tiene controlado. “Intensidad” es una buena palabra para definir su literatura, en la que hilvana cada escena como en una película, o mejor, como en una obra de teatro, subyugando la atención del lector como si fuera un espectador.

Los cuentos suyos fueron traducidos al quechua, al portugués y al bengalí.

MÁS TITULARES DE CULTURAL