OPINIÓN    

¿El Estado plurinacional es dictatorial?

Juan José Chumacero



La dictadura es un régimen político -sobre todo en los gobiernos que se jactan de ser “marxistas”-, no puede transitar de una fase socioeconómica hacia otra, con engaños. De acuerdo con el marxismo, así, la existencia misma del Estado plurinacional (léase, entorno palaciego) implica ipso facto una dictadura. En consecuencia, con Karl Marx cualquier régimen neo-capitalista (o neoliberalismo populista) manipula, lo que dice odiar: la democracia capitalista (burguesa) para su beneficio propio (léase de casta).

Marx postulaba una transición, donde los explotados como clase debían “hegemonizar” y para ello fue electo el MAS (2006). Estos marxistas debían crear las condiciones materiales para el propósito, pero embrollados en su –precaria- ideología se subsumieron en muletillas. Por ejemplo, los descolonizadores jacobinos admiten, y solo es un ejemplo, sin vergüenza, que jovencit@s se tiñen el cabello, para parecer “gring@s” (léase repudio al campesino presidente), practiquen el folklore para disimular sus borracheras. A eso llaman “folklore”, ¡qué ridículo! Ciegos y sordos, los oficialistas están soñando con el voto joven. Todas estas alienaciones, simple, están destruyendo Bolivia. Sin juventud, Bolivia no es país.

Cuando el campesino presidente se advino con la retórica indígena, es porque no tenía programa, y ante la necesidad de presupuesto fingió la “nacionalización”, generando alrededor de $ 5.000 MM. ¿Dónde está ese dinero? Actualmente, se expolia los territorios indígenas (Tipnis, ahora Tariquia) incumpliendo la CPE. El Art. 168 es una broma para el dictador, que le prohíbe repostularse y así pisotea al 51,3% de los bolivianos. Sigue, pero erróneamente, a Lenin, cuando Marx ya reconocía que “a los oprimidos se les debería permitir votar de forma obligada”. Por ello al no candidato solo le interesa los 2/3 de la Asamblea ¡y es que le teme al pueblo! ¿Que eximió la “lucha de clases y los “hermanos” (explotados, explotadores y los mezquinos clase medieros)? ¿Por qué no lee a Lenin que en la carta a Bebel dice: “los oprimidos no necesiten del Estado, excepto para su libertad, aunque sea mediante la democracia mentirosa, luego desaparecer”.

Han pasado 14 años, y se auto engaña con “gobernar obedeciendo al pueblo” (léase, copia del comandante Marcos de la guerrilla de Chiapas), para captar a los resentidos, oportunistas y afines étnicos. Los “jacobinos” en su odio a la República han buscado “adormecer” al soberano, con “bonos” (léase, migajas capitalistas). Dispuso quién debía beneficiarse con los “dobles aguinaldos”. Así, el campesino presidente no respeta ni su “copia” de “democracia burguesa”. Incluso en algunas ocasiones, connoto que los indígenas y los trabajadores no pueden ejercer cargos en las estructuras estatales, pues no están preparados, “esa era, pues, presidente, su tarea como “líder”. ¡Pero prefirió a los genuflexos!

Todos estos errores (léase, abusos) son el corpus de una dictadura para beneficio de sus híbridos: Conalcam, interculturales, cooperativistas, cocaleros, transportistas, contrabandistas, etc., cada una con sus propias relaciones de propiedad. Los enfrentó con los que respetan la CPE, o sea los hombres libres. Entonces esperar que los janiwas entiendan que deben respetar el referéndum del 21 de febrero de 2016 es vano. Entonces, con todo, el Estado plurinacional, aunque se auto engañen, actúa como dictadura, que terminará, si se respeta la reglas y se cumple la CPE, en octubre de este año.

El autor es Director del Centro de Investigación, Servicios Educativos y de Comunicación (CISEC).

MÁS TITULARES DE OPINIÓN