[Juan León]

Menudencias

Papelón con “dignidad y austeridad”


 

Dentro de una semana estará comenzando en Brasil la fiesta mayor del fútbol. Más allá de lo que significa ese calificativo por el arraigo popular del fútbol, el torneo que comenzará el próximo jueves ganó ya, con toda razón para los brasileños, el título de “fiesta mayor”. Más de 30.000 millones de dólares invertidos hasta ahora han de haber significado, seguramente, motivo de fiesta para mucha gente, aunque nada tenga que ver con la Copa del Mundo. La exorbitante cantidad de dinero que destinó la presidenta Dilma Rousseff a organizarla más que duplica los costos del Mundial de Sudáfrica, por ejemplo. Y por supuesto de todos los torneos anteriores.

A una semana del inicio del torneo y por mucho que en Brasil la afición por el fútbol compite sólo con las fiestas del Carnaval, aún está por verse en qué terminará la consigna “Nao Vai ter Copa” (No habrá copa) nacida de las protestas populares contra lo que para una gran mayoría de los brasileños fueron gastos excesivos. Miles de personas, preguntando “Copa para quem?”, hicieron caótica la vida en San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Porto Alegre, Salvador y Fortaleza. El gasto excesivo motivó protesta incluso en comunidades indígenas que marcharon con arcos y flechas en Brasilia exigiendo demarcación de sus tierras ancestrales.

A diferencia de lo que ocurre en Brasil y al margen de escenarios y diferencias cualitativas, cuantitativas y motivacionales, parece que a nadie en nuestro país se le mueve un pelo por el gasto extraordinario de la “fiesta política” que se prepara con la Cumbre del G77+China que se reunirá en Santa Cruz dentro de nueve días. Es posible decir, sin justificarla ni mucho menos, que ese gasto dejará mejoras en la infraestructura urbana y hotelería de Santa Cruz. Pero es evidente que las prioridades de desarrollo nacional son muchas otras. Ahí están, por ejemplo, las protestas en Cochabamba, donde los estudiantes piden mejorar la infraestructura, compra de equipos, guardería universitaria, cursos y títulos gratuitos. ¿Cuánto de eso se podría atender, igual que en materia de salud?

Dadas las características del proceso político que vive el país, sin embargo, tal vez no extrañe ya que se incurra en ese tipo de gastos con total desparpajo. Al fin y al cabo, parece que hay plata hasta para tirar al techo. El hecho insólito, y preocupante por sus características, es que la Cumbre demande también presupuesto especial para pagarles pasajes y viáticos a los delegados que llegarán a la reunión.

Aunque se afirma que el gobierno pretende mostrar “dignidad y austeridad” a los visitantes (no importa cuántos delegados vengan), es inédito que el país anfitrión les pague todos sus gastos, como nunca y ningún país hizo hasta ahora en los 50 años de historia del Grupo. Es “inédito” (por decir lo menos) en las relaciones internacionales que se les pague gastos a delegados “debidamente acreditados” de otros países que vienen a defender los intereses de sus propios países. Sobre todo cuando el decreto que autoriza el gasto, no importa si mucho o poco, dice que la medida se autoriza “por tratarse de una relación entre Estados”. En ese caso sí, por una cuestión de respeto a la “dignidad nacional” ajena e incluso personal de los visitantes, es algo difícil de aceptar.

Habrá que ver cuántos delegados, quiénes y de qué países serán los que acepten como muestra de hospitalidad (es un eufemismo) el papelón de sus anfitriones en la Cumbre del G77+China. Mientras tanto, volvamos al tema más pedestre del fútbol, donde se dice que no hay lógica.

Es posible, como dice un mensaje con la fotografía de la presidenta Dilma por las redes sociales, que tras las protestas en curso la vida en Brasil vuelva a la normalidad el jueves, al inaugurarse el torneo en Sao Paulo. Por lo general, en la conducta humana la pasión suele ser más fuerte que el enojo. Y el fútbol es la expresión máxima de las pasiones.

Es completamente seguro, en cambio, que la resaca tras la fiesta y el desahogo de la pasión, los grandes problemas irresueltos que motivaron las protestas previas sigan enojando a la gente. Porque las mejoras en infraestructura urbana y la construcción de doce grandes estadios no le cambiarán la vida a la gente de a pie. Lo reflejan ya las encuestas en las que la popularidad de la presidenta cae a la par que suben las expectativas por el fútbol. Así las cosas, su futuro político parece depender, aunque parezca irónico, de cómo juegue su selección. La euforia de levantar la copa por primera vez en cancha propia podría oxigenar su gestión.

Perder el campeonato podría en cambio precipitar las protestas y el descontento y hacerle cuesta arriba el final de mandato. La “tragedia” que fue para los brasileños, aficionados o no al fútbol, el 1 a 2 con que perdieron la copa del mundo el 16 de julio de 1950 ante Uruguay, se conoce como “maracanazo”. Pero se la recuerda porque el papelón los obligó a cambiar totalmente su uniforme.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (710 Kb)      |       PDF (342 Kb)



Caricatura


Sociales

DEGUSTACIÓN DE VINOS ARGENTINOS

El embajador de la República Argentina, Sergio Ariel Basteiro.

"POEMAS DEL ALMA"

Waldo Pinto y Lourdes Bracamonte.