[Jaime Martínez]

Periodismo, democracia y fuentes de información


 

La democracia es un sistema abierto de gobierno, un modelo en el que la transparencia en el manejo de la cosa pública está sobrentendida, ya que el gobernante debe administrar el Estado con total apertura, porque está obligado a sujetarse a la ley; que por sí misma es justa y cristalina. Por eso, el periodista, o cualquier ciudadano tiene el derecho de buscar la información lícita que desee, tanto para conocerla como para hacerla conocer a los demás, sin cortapisas ni obstáculos de ninguna clase.

La prensa tiene por misión informar a la sociedad todo hecho importante para, de esta manera, formar conciencia de verdad, y cohesionarla como grupo social. Una sociedad informada, que posea capacidad crítica, es una sociedad donde difícilmente puede entronizarse la tiranía; por eso, hay sistemas de gobierno que metódicamente se oponen a la libertad de prensa porque le tienen miedo; porque saben que el periodista, el profesional que trabaja como intermediario entre el hecho social y el público, ha de decir objetiva y conscientemente cuanto sucede en ese Estado; ha de descubrir y mostrar al pueblo las arbitrariedades que se comenten en esta o en aquella repartición de gobierno, y el pueblo puede reaccionar.

Esos sistemas totalitarios, como el nazismo o el comunismo, han perseguido metódicamente a los periodistas libres y la prensa como tal, imponiendo el periódico único, el del partido, donde únicamente se dice aquello que los gobernantes quieren mostrar a la gente. De esa manera se proponen uniformar el pensamiento de los ciudadanos, castrarlos mentalmente, ponerles anteojeras para gobernar sin problemas; para matar a cientos o miles de personas que por una u otra causa se les oponen; y, también, para enriquecerse en nombre del pueblo al cual dicen servir, como lo sabemos por la historia que narra esas aberraciones en la Alemania hitlerista o en los llamados países socialistas.

Sin embargo, desde la clandestinidad aparecen papeles con información diferente, los cuales son leídos con avidez por la gente, que les cree más que a la información oficial; y, al mismo tiempo, son buscados por la policía política para destruirlos, y poder dar con los autores, que van a dar a las cárceles del régimen o los paredones de fusilamiento. No obstante eso, esos regímenes han caído, casi siempre a golpes de la verdad que se impone, más que por la embestida de sus enemigos.

La fuerza del periodismo es decir clara y directamente la verdad. ¿Puede haber sociedad justa sin hombres libres y valientes capaces de decir las cosas como son? Y el periodista (yo no lo soy) suele ser una de esas personas, capaz de jugarse la vida por una noticia que valga la pena. De ahí que, a veces, se quiera cerrar las fuentes de información a cualquier precio. Se nos dice, por ejemplo: No queremos ir contra la prensa o los periodistas, lo que queremos es saber quién ha sido el informante para castigarlo; es decir, queremos anular la capacidad de investigación de los periodistas, pues nadie se ha de atrever a revelar nada, porque la pena que le impondremos a ese tal será tan grande, que nadie más ha de abrir la boca. Con esto, la democracia se enferma, y muy pronto muere, pues no se la puede curar.

Que la prensa ha hecho caer gobiernos al revelar negociados o hechos criminales de todo tipo, es cierto; pero ¿quién ha cometido esos hechos? ¿Los periodistas o los políticos y funcionarios de un régimen? No fue “Garganta profunda,” sino Nixon y su afán de poder quien produjo el escándalo de Watergate, con el cual terminó tristemente ese gobierno. En la actualidad, la persecución a Edward Snowden, a los funcionarios de WikiLeaks, etc. ha merecido la reprobación de gobiernos contrarios a los EEUU, y el apoyo total a esas personas, a tal punto que se les ha brindado u ofrecido asilo en sus países; pero, paradójicamente, persiguen a periodistas, y se empeñan en silenciar a la prensa dentro de sus territorios. ¿Eran apoyos a la libertad o actos políticos contra sus enemigos?

Si se condena la falta de libertad o la distorsión de la noticia en otra parte, ¿por qué se atenta contra esa misma libertad y se manipula la noticia cuando es difundida por los medios gubernamentales de esos países?

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (710 Kb)      |       PDF (342 Kb)



Caricatura


Sociales

DEGUSTACIÓN DE VINOS ARGENTINOS

El embajador de la República Argentina, Sergio Ariel Basteiro.

"POEMAS DEL ALMA"

Waldo Pinto y Lourdes Bracamonte.