[Jaime Martínez]

Democracia, elecciones y debates


 

Se ha iniciado la campaña electoral con una serie de actitudes poco o nada democráticas, que nos muestra el panorama de cuánto va a suceder hasta las elecciones de octubre. El Tribunal Supremo Electoral ha limitado a un tiempo muy corto la campaña política a través de los medios, lo cual impide al pueblo conocer no superficialmente las propuestas de la oposición, mientras el Gobierno hace campaña sin restricción alguna; algunas personas piensan más en sus intereses, y no vacilan en cambiar de partido con tal de participar como candidatos; seguimos viendo cómo funcionarios oficiales del MAS utilizan los bienes del Estado para asistir a actos políticos, como ha sucedido en Santa Cruz, etc.

Ciertamente la democracia se abre con la llave de la libre elección de las autoridades del Estado con el voto ciudadano; pero ¿qué significa elegir? ¿Acaso no es escoger a las mejores personas y a las mejores propuestas de gobierno en función del bien común? ¿Quiénes son las mejores personas? Para saber eso es necesario conocerlas, y la actividad preelectoral nos permite hacerlo. Sin embargo, en esta puesta en vitrina de los candidatos a algún cargo se puede decir cualquier cosa con el fin de engañar, o por lo menos marear la perdiz al elector mediante sonrisas y otros trucos de propaganda. Por eso es necesario saber algo de las anteriores actitudes políticas del candidato, su seriedad, su trayectoria pública, su coherencia personal y sus propuestas de gobierno; y eso únicamente se puede evaluar en los debates, en los cuales salen tanto las palabras como los gestos, los tonos de voz y otros datos que orientan intuitivamente al elector para darse cuenta de la veracidad de su mensaje. Añadamos a esto el valor educativo, de formación de la persona en el ejercicio de la democracia para el pueblo, puesto que al escuchar los argumentos que esgrime un candidato, a quien lo escucha se le hace pensar, y de esta manera se forma una mentalidad crítica, que mejora a la persona, además de convertirlo en un mejor portador de valores para irradiarlos en beneficio de los demás, con lo que todo el país gana al tener un mejor capital humano.

De una u otra manera, el Gobierno ha estado haciendo una permanente campaña electoral desde el anterior plebiscito, puesto que continuamente se ve o se lee que tal ministerio o tal repartición pública ha superado a los de anteriores gobiernos, y por lo tanto la actual situación del país es inmejorable; ahora, con los debates que se pueda producir tienen la oportunidad de demostrarnos que no mienten, que son los mejores y más serios gobernantes ¿Por qué no aprovechan el camino andado y desafían a los opositores a un serio y verdadero debate para captar democráticamente la mayoría de los votos, objetivo final de cualquier acto electoral?

Si se promueve el voto consigna, ciego y “disciplinado” se atenta contra los derechos humanos, puesto que uno de ellos es la libertad de pensamiento, y otro, la libertad de elección, sin presiones de ninguna naturaleza; ignorarlos de mala fe es ir en contra de la persona como tal, es reducirla a instrumento de votación que garantice una falsa e inconsciente mayoría, con lo cual se daña al conjunto de la población, pues se gobierna en base al engaño.

Evitar debates es cerrarse en sí mismos, es no reconocer que todo hombre, por el solo hecho de ser humano, puede equivocarse; y si se da cuenta de su error, mostrar que puede enmendarlo; en el caso del gobernante, no sólo puede, sino debe corregirlo para tomar el mejor camino, pues no gobierna en función de sí mismo sino del pueblo al cual representa. Si se cierra en su error bloquea el desarrollo del país; es como el camionero que al viajar a determinado lugar se da cuenta que ha tomado un camino equivocado, y se niega a volver para tomar el adecuado, con el riesgo de que se le termine la gasolina, que la carga se le arruine, que lo esperen en vano, con los consiguientes perjuicios para todos; y no busque el camino correcto con el argumento de que todos los caminos llevan a Roma, y ha de llegar “nomás” a su objetivo. El terco e impositivo se intoxica con sus propios actos, se va deshaciendo, y con ese deterioro personal arrastra a su entorno.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (705 Kb)      |       PDF (317 Kb)



Caricatura


Sociales

SAYÁT NOVÁ EN EL CÍRCULO DE LA UNIÓN

Rosario Chacón da la bienvenida a la concurrencia.

VENEZUELA CELEBRÓ 203 AÑOS DE SU INDEPENDENCIA

La embajadora de Venezuela, Cris González.