[Alfonso Mansilla]

Los sueños rotos III, Brasil


 

El activismo de la política exterior de Brasil era más pragmático, centrista y reflejaba el deseo de ganar respeto y un asiento en la mesa de las potencias mundiales.

Cuando el Partido dos Trabalhadores (PT) ganó las elecciones de Brasil 2002, esos sueños tomaron un giro decididamente partidista. Lula, a diferencia de Hugo Chávez, se apresuró a asegurar a los mercados financieros que no era un radical. Sus métodos y la retórica inflamatoria fueron menos que los de su vecino venezolano; la política exterior de Lula también trató de desviar el poder global desde el norte. A partir de 2003, Brasil se posicionó como el brooker de las ambiciones económicas y diplomáticas del sur, intentando contrarrestar la influencia estadounidense en el hemisferio.

La asertividad recién descubierta de Brasil fue especialmente clara en el ámbito del comercio internacional. Comenzó en el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Brasil exigió su derecho a mantener una política nacional de desarrollo que le daría mayor poder de seleccionar sectores económicos para desarrollar la base manufacturera del país. Además, una posición similar para proteger a las exportaciones agrícolas de Brasil, como la ronda de Doha. En ambos casos, el mensaje era claro: Brasil iba a ser un campeón de las demandas económicas del sur en el escenario global.

Pero Brasil nunca pudo traducir su ascenso en la política comercial con una amplia influencia diplomática. En 2010, Brasil y Turquía intentaron atajar sanciones de la ONU contra Irán por su programa nuclear mediante la participación en las negociaciones de última hora con Teherán. Pero las autoridades brasileñas no lograron convencer a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU para firmar. Del mismo modo, durante su tiempo como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, Brasil se abstuvo en votos críticos con respecto a Siria y Libia. La negativa a dar un voto a favor o en contra no se observó amablemente por muchos de los diplomáticos en la ONU; como un embajador dijo: “Las potencias mundiales no se abstienen. Ellos tienen el coraje de votar sí o no”.

Estos intentos de Brasil para imponer su voluntad sobre la diplomacia geopolítica fracasó. Y su momento puede haber pasado.

Hoy, Brasil está consumido por los problemas domésticos. Después de que su economía creció a una tasa promedio anual de 4.6 por ciento entre 2005 y 2008 y un 3.9 por ciento en 2011. A raíz de la recesión global, se espera una contracción de cerca de 3 por ciento este año, el mayor declive económico del país. Al mismo tiempo, la revelación de una estafa masiva de corrupción que involucra a la petrolera estatal semiprivada Petrobras, implicando a miembros tanto del PT gobernante como del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el partido de la oposición democrática-socialista. Más importante aún, el escándalo ha manchado a muchos de los iconos del sector privado de Brasil, las empresas de infraestructura implicadas en el pago de sobornos para obtener acceso a más de $ 23 mil millones en contratos con Petrobras, como Odebrecht y Andrade Gutiérrez. Algunos de esos sobornos encontraron su camino a los partidos políticos, incluyendo el PT, supuestamente para financiar la campaña electoral de Dilma Rousseff.

Al mismo tiempo, las incursiones en política exterior de Brasil han rendido poco. En una reciente discusión con diplomáticos japoneses, dijeron que dudan de que Brasil, con sus problemas políticos y económicos, esté listo para ser miembro permanente del Consejo de seguridad.

Aunque no señalado por el fanatismo ideológico y la incompetencia de su vecino, los sueños de Brasil de liderar una coalición que redefinir el orden global también se han reducido, al menos por ahora. Su caída fue confundiendo su situación desde hace algunos años (un auge económico en medio de un período de declive de la influencia moral y económica de los Estados Unidos), con sus sueños de potencia mundial. Pasará algún tiempo antes de que Brasil retome el entusiasmo y el apoyo a sus ambiciones globales.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (790 Kb)      |       PDF (502 Kb)



Caricatura


Sociales

DISTINCIONES EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS

Los defensores de los animales Huellitas Bolivia también recibieron el reconocimiento de manos del asambleista Tito Veizaga.

"JUNTOS POR UNA SONRISA SANA"

El galardonado con un grupo de amigos del colegio Alemán.